Códigos del Arte: Iconografía de la Anunciación y la Natividad

Por: Ulrike Figueroa

Publicado en Revista Forum en el número de Diciembre 2015

Al visitar un museo, probablemente encontremos pinturas de índole religioso, en las que muchas veces parecieran repetirse incesantemente los mismos temas. Esto es porque en el Medioevo y en el Renacimiento la vida de Cristo y de la Virgen María fueron algunos de los temas más representados. En estas líneas profundizaremos en la iconografía – descripción de un tema o asunto representado en obras de arte a través de símbolos y/o atributos que identifican aquello a lo que se refiere – de dos escenas relacionadas con estos temas. En aras de la próxima Navidad empezaremos con la Anunciación.

Tintoretto_Anunciación_1583-87_Oil on canvas_Scuola Grande di San Rocco_Venecia
En la Anunciación de Tintoretto (1582 – 87) se aprecia a la Virgen María exaltada por la aparición del Arcángel Gabriel, que ha interrumpido su lectura. Una característica particular es que la habitación en que se encuentran está ligeramente sucia contrastando con otras obras renacentistas que tratan el mismo tema, en las que el espacio es pulcro, como la misma virgen. La encuentras en Venecia en la Scuola Grande di San Rocco.

La representación de la Anunciación deriva principalmente del evangelio de Lucas (1:26-38). En los lienzos se ve al Arcángel Gabriel de frente a la Virgen María, generalmente sentada o de rodillas leyendo, cosiendo o tejiendo el velo del templo – utilizado para cubrir el sanctasanctórum en los templos hebreos, donde según la Biblia hebrea, se preservaba el Arca de la Alianza que contenía los Diez Mandamientos que Dios entregó a Moisés en el Monte del Sinaí. La escena se lleva a cabo en un interior, asociado con la casa de la Virgen o el Templo de Jerusalén, en un porche con Gabriel en el exterior, en un jardín simbolizando el hortus conclusus.

Esto es un símbolo de su virginidad y protección contra el pecado. Otro símbolo de la pureza de María son los lirios blancos que en ocasiones porta Gabriel y en otras se localizan en algún punto dentro de la escena.

La reacción de la Virgen ante la repentina aparición del Arcángel puede ir de sobresalto a vacilación, o de aceptación para cumplir con su papel. Su estado de ánimo se transmite a través de su postura y expresión.

De lo alto cae sobre María una luz que simboliza la concepción de Jesús, a veces, la fuente será la figura de Dios Padre o el Espíritu Santo como una paloma.

Leonardo da Vinci_Annunciation_1472-75_Tempera on wood_Uffizi_Florence
La Anunciación de Da Vinci (ca. 1472 – 1475) expresa no sólo la santidad del evento, pero también la personalidad del artista, a través del orden y equilibrio de la composición. Aquí vemos a la Virgen y al Arcángel en un jardín exterior cerrado por un pequeño muro, simbolizando el hortus conclusus. Se exhibe en la Galleria degli Uffizi en Florencia.

La Natividad, o la Adoración de los Pastores, es el segundo tema que analizaremos. Quizás este momento lo conozcamos mejor, pues trata del nacimiento de Jesús en Belén, o nuestra Navidad. El suceso lo narra Lucas, entre otros, comenzando por el viaje de José y María a Belén por motivo de un censo de impuestos.

En el arte, la escena se emplaza en un establo, donde María dio a luz, a falta de lugar en los albergues, por esto se observa a Jesús sobre un pesebre o en los brazos de María. José es representado como un hombre viejo y regularmente en un lugar secundario.

Correggio_Natividad (Holy Night)_1528-30_Oleo sobre Tela_Gemaeldegalerie_Dresden
También llamada La Noche (hacia 1530), esta pintura muestra el nacimiento de Jesus en un establo en Belén. El Niño Dios emana la luz que ilumina la escena, esta es tan fuerte que una pastora se cubre el rostro y frunce el ceño. Detrás de María se alcanza a apreciar a José deteniendo al asno, asimismo se esboza la silueta del buey en la obscuridad. La puedes apreciar en la Gemäldegalerie Alte Meister en Dresden, Alemania.

El ángel que se aparece a los pastores, para comunicarles que el ‘Salvador, Cristo el Señor’ ha nacido, se incluye en algunas pinturas, pero generalmente la escena muestra a los pastores rindiendo adoración a Jesús, los acompañan un buey y un asno. Estos, según Agustín y Ambrosio, padres de la Iglesia Católica, simbolizan a los judíos quienes cargan el peso de la ley (el buey), y a los paganos pecadores de idolatría (el asno). En ocasiones se incluye un cordero, que simboliza el futuro sacrificio de Jesús. Pero, como se observa en la mayoría de las pinturas, Jesús también es la fuente de luz.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s